CBD (Cannabidiol): ¿Qué es y cómo afecta al cuerpo y al cerebro?


Por Nick Jikomes


¿Qué es el CBD y en qué condiciones médicas puede ayudar?


El Cannabidiol (CBD) es uno de los muchos componentes moleculares producidos por el cannabis, es el segundo en abundancia después del THC. Estos cannabinoides derivados de la planta, o phitocannabinoides (phyto = planta en griego) se caracterizan por su habilidad para actuar en los receptores cannabinoides que son parte de nuestro Sistema Endocannabinoide (ECS). Mientras que el THC es el principal componente psicoactivo del cannabis y tiene ciertos usos medicinales, el CBD se destaca porque no tiene ese efecto intoxicante y puede actuar en una amplia variedad de aplicación medica incluyendo ayudar con la ansiedad, inflamación, dolor, y convulsiones. Esto hace al CBD un atractivo compuesto terapéutico.


¿Por qué el THC te pone pacheco pero el CBD no?


A pesar de estar relacionados químicamente, el THC y el CBD tiene efectos muy diferentes. La principal diferencia es que el THC te pone pacheco mientras que el CBD no, esto pasa porque el THC y el CBD afectan nuestro ECS de diferentes maneras. El mayor receptor cannabinoide en el cerebro, CB1, es activado por el THC paro no por el CBD. De hecho, el CBD puede interferir en el camino de compuestos como el THC previniendo que lleguen a activar los receptores CB1. Es por esto que el ratio THC:CBD es importante para influenciar en los efectos de productos cannabinoides.


Evidencia científica de los efectos médicos del CBD


Tal vez la cosa más destacable del CBD es lo amplio y la variedad de sus posibles aplicaciones terapéuticas. Es importante reconocer que cada aplicación tiene que ser sustentada por diferentes niveles de evidencia. Hay un amplio rango de ensayos clínicos continuos que evalúan la eficacia en el tratamiento de enfermedades en humanos, estudios en animales que investigan su comportamiento y los efectos fisiológicos, hasta trabajos in vitro midiendo interacciones farmacológicas y los mecanismos de acción. Cada tipo de estudio viene con sus ventajas y desventajas.


Los ensayos clínicos nos permiten sacar conclusiones acerca de la seguridad y efectividad de potencial terapéutico en agentes humanos, mientras que los estudios en animales y experimentos in vitro permiten a los investigadores explorar su acción biológica en más detalle. Sin embargo, porque los últimos estudios mencionados no son conducidos en humanos, los resultados no siempre llevan a la aplicación clínica que tanto se espera y la mayoría de los medicamentos que empiezan con ensayos clínicos en humanos nunca se aprueban. A pesar de ello los estudios en animales nos proveen de una gran fuente de conocimiento biológico y es donde comienzan los cambios en la investigación.


¿Porque el CBD tiene tantos beneficios terapéuticos potenciales?


El CBD es famoso por su efecto tratando algunas formas de epilepsia en la niñez resistente a los procedimientos convencionales. Un número de ensayos clínicos que testifican la eficacia del CBD en epilepsia con pacientes humanos están en camino. Pero también hay evidencia, principalmente en estudios con animales y experimentos in vitro; de que el CBD tiene propiedades neuroprotectoras, antiinflamatorias y analgésicas (alivio del dolor), también valor potencial terapéutico en el tratamiento de desórdenes motivacionales como la depresión, ansiedad y adicción.

¿Cuáles son las bases biológicas para este amplio rango potencial en el uso médico? Parte de la respuesta se encuentra en la promiscuidad farmacológica del CBD, es decir su habilidad de influenciar un amplio rango de sistemas receptores en el cerebro y el cuerpo, incluyendo no solo a los receptores cannabinoides si no a varios más.


Sistemas Receptores en el cerebro


El cerebro contiene un gran número de células altamente especializadas llamadas neuronas. Cada neurona conecta con muchas otras estructuras del pensamiento llamadas sinapsis. Estos son sitios donde una neurona se comunica con otra al liberar mensajeros químicos conocidos como neurotransmisores.


La sensibilidad de una neurona a neurotransmisores en específicos depende en si este receptor contiene o no un transmisor que quepa, como una conexión entra a un enchufe de pared eléctrico. Si la neurona contiene receptores que coinciden con un receptor en particular, entonces puede responder directo a ese transmisor; generalmente no se puede hacer de otra forma. Todas las neuronas contienen múltiples receptores de neurotransmisores, que les permiten responder a algunos neurotransmisores y a otros no.


Los receptores del cerebro no solo son sensibles a los neurotransmisores producidos naturalmente por el cuerpo como la dopamina o la serotonina, también a mensajeros químicos producidos a fuera, como los cannabinoides de la planta como el THC o CBD. Eso quiere decir que cuando estas consumiendo un comestible o inhalas vapor estas permitiendo que compuestos originalmente producidos por una planta entren a tu cuerpo, viajen a través de tu torrente sanguíneo y lleguen a tu cerebro. Una vez ahí estos compuestos derivados de la planta pueden influenciar la actividad en el cerebro interactuando con receptores y neuronas. Pero no llegan a interactuar con todas las neuronas, solo con las que tienen los receptores apropiados. 


EL CBD tiene un efecto en varios de los deferentes sistemas receptores


Aunque es un cannabinoide, el CBD no interactúa directamente con los dos clásicos receptores cannabinoides (CB1 y CB2). En lugar de esto afecta la señalización que pasa en los receptores CB1 y CB2 indirectamente. Esta parte explica porque, en contraste con el THC; el CBD es no intoxicante. Además de su influencia indirecta de los receptores CB1 y CB2, el CBD puede incrementar los niveles de los cannabinoides producidos naturalmente por el cuerpo (conocidos como endocannabinoides) al inhibir las enzimas que los disminuyen


Los más intrigante: el CBD también influencia a varios sistemas receptores no cannabinoides en el cerebro, interactuando con la sensibilidad de los receptores a una variedad de drogas y neurotransmisores. Esto incluye los receptores de opio, conocidos por su rol en la regulación del dolor. Los receptores opioides son los destinos clave de los medicamentos contra el dolor y de drogas de abuso como la morfina, heroína y el fentanyl. El CBD también puede interactuar con los receptores de dopamina, los cuales juegan un papel crucial en regular muchos aspectos del comportamiento y el pensamiento, incluyendo la motivación y el mecanismo de búsqueda de recompensa.


Esto hace pensar en la posibilidad de que la habilidad del CBD de influenciar los receptores de opioides y dopamina pueda aminorar su habilidad de moderar la dependencia a drogas y los síntomas de abstinencia efectos directamente relevantes en el tratamiento de las adicciones. Sin embargo, en este momento no lo podemos asegurar por completo, todavía se necesita más investigación sobre la interacción del CBD con los sistemas receptores de opioides y dopamina.


EL potencial terapéutico del CBD con respeto a las adicciones también se extiende al sistema de serotonina. Estudios en animales han demostrado que el CBD activa directamente múltiples receptores de serotonina en el cerebro. Estas interacciones se han implicado a su habilidad de reducir el comportamiento de búsqueda de sustancias. La influencia del CBD en el sistema de serotonina también puede dar cuenta de sus propiedades contra la ansiedad, que han sido robustamente demostradas tanto en estudios con humanos y animales.


CBD y el Sistema de Serotonina: Posibilidades emocionantes


La habilidad del CBD de afectar a un especifico receptor de serotonina, el receptor serotonin 1A; está asociada con un remarcable número de posibilidades terapéuticas. El Profesor Roger Pertwee, un farmacólogo ingles renombrado por sus trabajos con cannabinoides hablo con Leafly acerca de este aspecto de la biología del CBD.

“Su aparente habilidad de mejorar la activación de los receptores serotonin 1A apoya la posibilidad de que pueda ser usado en la mejora de ciertos desordenes como: dependencia a opioides, dolor neuropático, depresión y desordenes de ansiedad; nausea y vomito (por quimioterapia) y los síntomas negativos de la esquizofrenia” comento. “Una de las grandes preguntas sin respuesta es cuál es la relevancia clínica humana y la importancia de cada uno de estos potenciales usos terapéuticos del CBD, identificada solamente por investigación preclínica no humana realmente aplica”

Dado que estas posibilidades vienen principalmente de estudios en animales, se necesitará más investigación antes de que pensemos usarlo en todas las aplicaciones humanas.


CBD: ¿Utilidad psiquiátrica de una farmacología completa?


Entender los efectos neurológicos del CBD es algo complicado, por la gran cantidad de receptores con los cuales interactúa. Pero esa complejidad puede ser la clave a su potencial como agente terapéutico. Desordenes motivacionales como la adicción y la ansiedad son por si mismos altamente complejos, surgen por causas todavía no comprendidas totalmente que se extienden en múltiples sistemas receptores y redes neuronales en el cerebro. El CBD es complejo, su capacidad de afectar múltiples receptores puede ser crucial para adherirlo a los tratamientos de estos desordenes. En estos años que vienen los investigadores continuaran ampliando su entendimiento de esta complejidad y descubrirán el amplio rango de potencial terapéutico del CBD.


Fuente: https://www.leafly.com/news/science-tech/what-does-cbd-do


References

Blessing EM, Steenkamp MM, Manzanares J, Marmar CR. Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics. 2015;12(4):825-36. [PDF]


Mechoulam R, Parker LA. The Endocannabinoid System and the Brain. Annu Rev Psychology. 2013;64:21-47. [PDF]

Morgan CJ, Schafer G, Freeman TP, Curran HV. Impact of cannabidiol on the acute memory and psychotomimetic effects of smoked cannabis: naturalistic study: naturalistic study. Br J Psychiatry. 2010;197(4):285-90. [PDF]


Parsons LH, Hurd YL. Endocannabinoid signalling in reward and addiction. Nat Rev Neurosci. 2015;16(10):579-94. PDF

Zlebnik NE, Cheer JF. Beyond the CB1 Receptor: Is Cannabidiol the Answer for Disorders of Motivation?. Annu Rev Neurosci. 2016;39:1-17. PDF

112 vistas