El CBD es genial, pero los beneficios a la salud del THC también.




Por Randy Robinson


A los medios de comunicación les encanta hablar acerca de los beneficios a la salud del CBD, pero quizá deberíamos estar hablando sobre el THC. No solo es para sentirse pacheco; el TCH es una gran medicina

Si has llegado a leer algunos artículos sobre el CBD inevitablemente has leído una frase que dice algo así: “El THC es lo que te pone pacheco mientras que el CBD es lo que le da al cannabis sus propiedades médicas.

Tonterías!!

Es cierto que el CBD tiene propiedades medicinales. La ciencia sabe esto desde que el Dr. Raphael Mechoulam de la Universidad de Tel Aviv comenzó a analizar químicamente el cannabis en los años 60’s. Pero poner al TCH como la parte que solo nos pone pachecos es totalmente deshonesto.

Como el CBD, el THC también tiene propiedades medicinales. De hecho el THC es igual de importante, o puede que un poco más; que el CBD cuando se trata de consumir marihuana de manera médica.

¿Porque? Recordemos que los cannabinoides, como el THC y el CBD, interactúan con nuestro sistema cannabinoide endógeno, una red de señales químicas que mantiene a nuestros órganos, tejidos y células en un estado de balance natural llamado “Homeostasis”. Esta red opera atravez de pequeños canales proteicos en nuestras células llamados receptores CB: los cannabinoides se acoplan a estos receptores y dependiendo de que cannabinoide llegue primero al receptor, causa que la celula se comporte de ciertas maneras que protegen y curan el cuerpo.

Y aunque el CBD puede que sea un regalo enviado del cielo para pacientes que tratan algunos trastornos convulsivos, el CBD solo estimula nuestro nuestros receptores CB. El THC por otro lado, directamente activa los receptores CB. El CBD funciona mejor cuando es combinado con THC, incluso pequeñas cantidades de THC, esto para asegurar que el sistema cannabinioides endógeno sea estimulado y activado.

Aparte de esto, el THC posee toda una serie de propiedades medicinales por sí mismo. Para aquellos familiarizados con los efectos del CBD pueden encontrar ciertas coincidencias entre los 2.


Neuroprotector

El THC puede proteger células cerebrales y nerviosas. Esta propiedad se llama Neuroproteccion. Sin llegar a ser muy técnicos, el THC regula la cantidad de neurotransmisores excitadores que nuestras células nerviosas se mandan entre ellas. Si alguna de nuestras células nerviosas se excitan demasiado, se pueden “freír” causando daño cerebral. Pero con un poco de THC, las células nerviosas esencialmente pueden bajar la excitación. Por dentro, nuestro propio sistema endocannabinoide libera 2-AG, anandamida y endocannabinoides siempre que se experimenta un trauma en la cabeza, La madre naturaleza es sabia y tiene idea sobre qué hacer.


Anti- Tumor y Anti- Cáncer

Aparte de preservar nuestros maravillosos cerebros, El THC también puede matar células cancerígenas. Recordemos algo de las clases de biología en la prepa, supuestamente nuestras células mueren por un proceso de muerte celular programada, llamada apoptosis. Esto asegura que siempre estemos regenerando nuevas y sanas células que funcionan como deben. Por otro lado a las células cancerígenas se les olvida como morir. Si código de programación para morir está roto.

¿Así que, como el THC hace para matar células cancerígenas? Cuando el THC se acopla a un receptor CB de una célula sana, básicamente le dice a esta que se comporte de manera normal y saludable (en su mayoría, ya que siempre hay excepciones). Pero cuando el THC se acopla al receptor CB de una célula con cáncer puede activar la apoptosis o inducir la muerte de esa célula. Cuando esto pasa el cáncer literalmente se come a si mismo atreves de la autofagia suicidándose dejando a las demás células saludables perfectamente intactas. (Comparemos esto con la radiación o quimioterapias que matan a casi todas las células alrededor, cancerígenas o no)


Anti-Oxidante Anti-envejecimiento

Si haz estado algo de tiempo con la comunidad cannabica seguro haz notado que sean un poco más agiles que los demás. Esto es porque la planta está llena de antioxidantes, compuestos que neutralizan los químicos que dañan nuestro ADN y degradan nuestras células. El envejecimiento es una consecuencia de la degradación celular. El THC, puede que ya lo hayas adivinado, es uno de esos antioxidantes. Esto significa que también puede alentar el proceso de envejecimiento.

No es de sorprenderse que la comunidad de adultos mayores sea uno de los grupos de más rápido crecimiento que se están subiendo al tren del cannabis.


Analgésico

¡Sal de la caja! Analgésico significa “alivio del dolor”. La mayoría de los pacientes de que usan la marihuana medicinal lo hacen para tratar dolor crónico y varios cannabinioides son responsables de este efecto en la planta del cannabis. El THC es uno de ellos.

Investigaciones recientes sugieren que el THC no elimina completamente la sensación de dolor, como los opioides hacen. En vez de eso, el THC altera nuestra precepción del dolor: sabemos que los estamos experimentando, pero hace que no moleste tanto y no le prestes atención. Desafortunadamente el THC no funciona como analgésico para todo el mundo, como un reciente estudio en Australia ha concluido. La planta del cannabis solo funciona para la mitad de las personas que la usaron para tratar su dolor. (Tristemente, algunos periodistas ignorantes reportaron que el cannabis no era efectivo para tratar el dolor, que no es lo que la información del estudio indicaba)


Antiemético

Recientemente escribí un artículo sobre el síndrome de hiperémesis cannabico en RxLeaf, la misteriosa enfermedad del vomito causada por el uso crónico del cannabis. Este síndrome CHS es increíblemente raro. Es más probable que el THC trate las náuseas y vomito antes de causarlas, pero como algún Nativo Americano dijo alguna vez “Toma todas las cosas buenas, con moderación”

Que el THC sea antiemético no es nada nuevo. La ciencia moderna ha sabido esto desde los años 70’s y la farmacopea de tratamiento para la náusea data de hace siglos atrás. Esta propiedad, de todas las del THC, puede que sea una de las más importantes. Antiemético es lo que hizo que los legisladores de california comenzaran a hablar seriamente del cannabis como medicina en los años 90’s, cuando fue usada para aminorar el sufrimiento de pacientes con VIH/SIDA.

Lo bueno del cannabis es su capacidad de pasar por alto el sistema digestivo, a comparación de las píldoras. Muchos medicamentos antieméticos deben ser tragados y dejar que pase cierto tiempo para que se asienten en el estómago. Los pacientes con nausea sacan de su sistema el medicamento antes de que pueda disolverse y pasar a su torrente sanguíneo. El cannabis puede ser fumado, vaporizado, ingerido de manera sublingual, aplicado de manera tópica o incluso de manera insuflada, dando a los pacientes muchas opciones para el alivio


El gobierno admite que le THC es medicamento.

En los Estados Unidos, la tierra de las galletas oreo fritas y los jets de pelea de trillones de dólares, el THC está clasificado en categoría 1 de sustancias. Esta categoría solo es para las drogas más adictivas y letales, como la heroína. Cabe mencionar que la cocaína, la metanfetaminas y el Fentanyl están en la categoría 2, esto significando que son malas, pero no tan malas como el cannabis. El único criterio de separación que usan para esto es que las sustancias de la clasificación 1 no tiene ningún valor medico aceptable mientras que los de la 2 tiene algún valor medico aceptable. (¡Cocaína medicinal! Alguien llamen a un doctor, me duelen los ojos)

Obviamente algo no tiene sentido en esto. Pero ten en cuenta que este es el país donde la mayoría de los estados permiten el matrimonio con menores de edad pero no el uso recreativo de la marihuana. (Tristemente pasa esto en casi todo el territorio Norteamericano)

Si bajamos otro nivel en el sistema federal de clasificación de sustancias encontraremos el “dronabinol” alias “Marinol” cómodamente puesto en la clasificación III. Las sustancias clasificadas en este nivel tienen un riesgo mayor de abuso que las aspirinas o la cafeína, pero son consideradas como inocuas. Dronabinol es un nombre fino para el THC hecho en laboratorio, y la única diferencia química entre este y el THC es la posición de un inconsecuente átomo de hidrogeno. Pero ese singular átomo dicta la diferencia entre un compuesto que surge de manera natural y no puede ser patentado y una molécula patentable que puede ser legalmente monopolizada. Hay que seguir el dinero como siempre.


Hablando de patentes, el gobierno de Estados Unidos es dueño de una patente de medicamentos protectores del cerebro hechos de THC. ¿Cómo se atreven? ¿Pensé que el THC no llegaba a tener ningún valor medico aceptado?


Así que el conflicto de intereses es obvio. Un doctor puede darte una prescripción para dronabinol, pero puede perder su carrera solo por recomendar el uso de cannabis. Acorde a las leyes federales en Estados Unidos, el THC hecho en laboratorio tiene propiedades médicas, pero el que viene de las plantas básicamente es Satanás en su forma molecular. Sin embargo el Instituto Nacional del Cáncer, una organización federal bajo el Departamento de Salud y Servicios reconocen al cannabis como un legítimo tratamiento contra el cáncer.




Fuente: https://www.rxleaf.com/post/10642/cbd-is-great-but-thc-health-benefits-are-awesome-too

0 vistas