La Falta de Investigación Sobre Cannabis Afecta a Pacientes y Doctores


La Falta de Investigación Sobre Cannabis Afecta a Pacientes y Doctores

Doctores y pacientes “vuelan a ciegas” mientras el consumo de marihuana medicinal aumenta, encuentran investigadores.

Por Seth Ginsberg


Doctores y pacientes tiene que demandar cambios a las restricciones federales sobre la investigación de medicina cannabica para permitir una cobertura de seguro médico basada en evidencia.


El papel de la marihuana en el universo del cuidado a la salud ha crecido exponencialmente a través de los últimos años. Actualmente 33 estados de los Estados Unidos han legalizado el uso de la marihuana medicinal y cada vez más estados están considerando legalizar su uso recreativo. Mientras el cannabis se vuelve más accesible, muchas personas están volteando su atención a productos con tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD) para tratar problemas como males reumáticos y musculo esqueléticos (los dolores y males de la artritis).


El cannabis permanece ilegal y puesta como una droga de clasificación tipo 1 bajo la ley federal (que no tiene ningún valor medico), y eso desafortunadamente crea una falta de investigación médica y científica sobre la efectividad de los tratamientos a base de cannabis. Esta falta de información basada en evidencia ha dejado a muchos proveedores de servicios de salud incapaces de dar consulta a sus pacientes acerca de si los tratamientos a base de cannabis pueden ser efectivos para su condición, cuál es la mejor dosificación, el cómo pueda interactuar con otras medicaciones y otras enfermedades.


Muchos pacientes “vuelan a ciegas” en el mundo del cannabis

La falta de información no ha detenido a los pacientes para explorar el uso de tratamientos a base de cannabis por su cuenta, a la vez que la marihuana está más a la mano en más estados. La comunidad online de pacientes de artritis Creaky Joints, de la cual soy cofundador, recientemente condujo un estudio sobre su registro de “ArthritisPower” y encontró que más de la mitad de pacientes con artritis han probado la marihuana o productos con cannabidiol con fines médicos. Sin embargo, el estudio también encontró que solo dos tercios reportaron a su proveedor de servicios de salud su consumo. Muchos pacientes están “volando completamente a ciegas” mientras prueban tratamientos relacionados al cannabis sin ningún conocimiento o interacción de sus doctores.


De aquellos que si consultaron con un doctor, el 58% reportaron que su proveedor de servicios de salud no ofreció ninguna información sobre la efectividad y la dosificación adecuada o ni siquiera consideraron el uso de la marihuana o el CBD cuando al momento de hacer cambios a los tratamientos. Como resultado muchos pacientes solo cuentan con el apoyo de anécdotas o experimentación para determinar que productos de cannabis puedan ayudar con sus condiciones o síntomas.


Esta falta de información no nos causa sorpresa, por la posición que el gobierno federal tiene acerca del cannabis; la investigación sobre los beneficios médicos de esta planta está fuertemente restringida y por ello ha habido pocos ensayos clínicos extensos sobre el impacto de la marihuana o el CBD en la mayoría de las enfermedades.


Como resultado los estudios más relevantes han sido conducidos por compañías privadas, mientras las instituciones académicas se van quedando atras. Estas compañías privadas no deben pasar por la aprobación de juntas institucionales y no publican sus resultados en diarios revisados por pares.


Disparidad educativa sobre la marihuana

Otra consecuencia de estas restricciones federales es que las escuelas de medicina no están ofreciendo cursos sobre marihuana medicinal o hay poca motivación para que sus residentes exploren estas cuestiones. Esto ha dejado a muchos doctores en una situación difícil al no poder ofrecer alguna recomendación basada en evidencia clínica a sus pacientes acerca de los tratamientos a base de cannabis.


El uso de marihuana y CBD, ya sea prescrito u obtenido por otros medios claramente está al alza. Por ello más que nunca, es importante que se prueben estas sustancias para medir la seguridad de su uso, la dosis y la efectividad para que tanto pacientes como doctores estén armados con la mejor evidencia cuando se trata de tomar la decisión de que tratamiento usar.


Si los profesionales médicos quieren aconsejar apropiadamente a sus pacientes acerca de todos los tratamientos disponibles, incluyendo a la marihuana y los suplementos de CBD debemos acabar con la disparidad en la información. Doctores y pacientes deben demandar cambios a las restricciones federales en las investigaciones de cannabis medicinal para permitir más ensayos clínicos de calidad y evidencia basada en información médica. Está claro que los pacientes van a continuar usando el CBD o la marihuana, así que nos debemos asegurar que los profesionales de la salud tengan el conocimiento y que lo usen de manera efectiva. Algo menos que esto es irresponsable en la medicina.



Fuente https://www.usatoday.com/story/opinion/2019/07/23/medical-marijuana-use-rises-so-should-its-research-column/1794459001/?fbclid=IwAR2SthzEkWgitgbHPPw6z0lbsDrSb_J5sczsjYm2H55BNRyf42Cxm0rJPEY

50 vistas